sábado, julio 21, 2007

Los cuatro de Guildford

Los hechos

1.- El ciudadano irlandés Gerry Conlon, fue víctima de diversas violaciones a sus derechos humanos durante el transcurso de su detención, investigación, juzgamiento y condena del que fue objeto por el Estado Británico o, al menos, con su tolerancia a través de sus agentes policiales, judiciales y políticas. Esta violación es de carácter múltiple y se extendió, al menos por 15 años en forma continua.

2.- Con ocasión de un acto terrorista perpetrado el año 1.974, con fecha 05 de Octubre en la localidad de Guildford, Inglaterra, las autoridades policiales y de seguridad del Estado de Gran Bretaña, iniciaron senda investigaciones amparadas en la Ley de Prevención de Terrorismo, que permitía entre otras facultades a la autoridad estatal, detener y mantener en esa condición hasta por 7 días.

3.- Entre estos jóvenes estaba Gerry Conlon, que fue detenido en su domicilio de Irlanda del Norte, en circunstancias que se encontraba durmiendo en su dormitorio familiar. No se encontraba en estado de flagrancia, no se le entregó información de la decisión judicial o policial que amparaba su detención, la que fue realizada con gran contingente militar, violando y violentando su domicilio, no se le formularon cargos, no se identificó la autoridad o funcionario estatal a argo de procedimiento, no se le entregó información a sus familiares del lugar de detención, no se leyeron sus derechos y fue destinado a un lugar desconocido en la ciudad de Londres, Inglaterra. Su detención no fue objeto de control judicial.

4.- Durante el periodo de detención, la víctima estuvo a disposición de funcionarios policiales y el motivo de su detención es el relato informal que realizó, ante la policía, un joven británico, el que posteriormente no sería utilizado en su juzgamiento

5.- Gerry Conlon fue encontrado culpable del delito de colocar bomba y matar a 5 personas y dejar heridos a 75 en un bar de Guildford, en base a su confesión firmada, que fue obtenida mediante apremios físicos y sicológicos y la que no pudo posteriormente controvertir. Dicha confesión escrita no fue leída por el acusado, ni tuvo asesoría letrada para ello, ni tampoco se la leyeron al momento o previamente a su firma. No hubo durante su juzgamiento alguna prueba pericial, testimonial o documentaria que respaldara la acusación y, posteriormente, la condena a cadena perpetua sobre él, la que debería cumplirse en un plazo de 30 años antes de solicitar algún beneficio.

6.- Gerry Conlon, sin antecedentes penales con anterioridad a esta causa, fue destinado a la Prisión de máxima seguridad “Park Royal” al sur de la ciudad de Londres, fuera del alcance de sus familiares que mantienen domicilio en la ciudad de irlanda. En este centro de reclusión, se encontraban delincuentes peligrosos y de nacionalidad inglesa, con quien debió enfrentarse y sufrir, por ello, el enclaustramiento en su celda por un periodo importante del periodo de reclusión.

7.- Durante los primeros 5 años de condena, estuvo recluido junto a su padre Giuseppe Conlon, quien en el mismo juzgamiento fue condenado por los mismos hechos pero en calidad de uno de los miembros del equipo de apoyo a los autores de la instalación y detonación de la bomba en Guildford. Al concluir el quinto año de prisión, su padre, con quien compartía su celda, murió afectado de una trombosis pulmonar que si bien la padecía con anterioridad a la condena, no tuvo las atenciones médicas inmediatas y de urgencia que su enfermedad exigía.

8.- Durante los 15 años de prisión a los que estuvo sometido la víctima, nunca tuvo la libertad de recibir visitas personales sin la custodia, control y escucha del personal de vigilancia del centro de reclusión. Esta situación la experimentó aun con su abogada defensora.

9.- Sólo después de 15 años, el Estado de Gran Bretaña accedido a conceder la revisión del juicio a través de un procedimiento de apelación al fallo que condenó a cadena perpetua a la víctima. Lo anterior fue obtenido, fundamentalmente, por la fuerte presión social e internacional que la situación de la víctima despertó en instancias de diversa naturaleza.

10.- Durante los 15 años de reclusión, la autoridad estatal tuvo conocimiento de la inocencia de la víctima en los hechos que se le imputaron junto a otros 2 jóvenes y una joven.

11.- En el Juicio de Apelación, se pudo establecer la veracidad de los dichos de la víctima en el primer juicio, en orden a que su confesión fue obtenida como producto del uso de la fuerza física y sicológica durante el interrogatorio que realizaron los agentes del estado británico, sin conocimiento de algún tribunal ni conocimiento de un abogado defensor ni de los familiares del condenado. Además, se pudo establecer que el derecho a la defensa estuvo violentado al evitar el acceso a antecedentes esenciales para desacreditar la acusación de la corona en contra de la víctima, la que sólo pudo disponerse por autorizaciones especiales a la abogada defensora en época previa a la apelación.
Te acuerdas de la película que trato estos hechos?

2 comentarios:

Don Chere® dijo...

La película se llama "En El Nombre del Padre" y el caso de Gerald Guisseppe Conlon fue tan prpfundo que removió los cimientos del sistema penal inglés al punto de generar una serie de reformas en la cámara de los comunes para que esto nunca más sucediera.-

Cuídate.-

Cosas que pasan dijo...

En el nombre del padre.....

En todos la doss e cuecen habas...

Salu2