jueves, enero 19, 2006

¿TENEMOS EL DERECHO A MORIR?

¿Tenemos el derecho a que otra persona Muera?

Son dos preguntas distintas, pero con un elemento en común, cuál es la circunstancia de estar o no, a disposición de las personas, el decidir si alguien (uno mismo o un tercero) puede tomar la decisión de interrumpir la vida o existencia.
Son preguntas que, desde mi perspectiva, corresponde razonar sus respuestas considerando el principio de la libertad personal y, por cierto, también, el prinicipio de la vida.
El comentario se lo formulo ya que hoy Jueves 19, en el diario Sierte, se hace referencia a que un tribunal de estados unidos (Tribunal Supremo de Massachusetts) "autorizó la eutanasía (muerte asistida)" a niña que, actualmente está en estado vegetal y con pronóstico, se señala, irreversible.
En Marzo se cumple un año de la muerte asistida de Terry Shiavo.
Si tienes algún comentario, aclaración lo que escribí, experiencia u opinión adelante. Estos temas hay que conversarlos más allá de nuestras inmediatas reacciones que, necesariamente opacan los debates públicos.

19 comentarios:

Lorena Sáez dijo...

Difícil, creo que es una opción personal el pedir a alguien que te ayude a morir, pero encuentro cuestionable la eutanasia para gente en estado vegetal, porque nadie puede saber lo que realmente quiere la persona, si es que aun logra sentir, en todo caso no creo que fuera capaz de ayudar a alguien a morir, sobre todo si es alguien cercano.
Saludos!

trabajadorsocial dijo...

Uffff, que tremenda situacion. Es cierto que siempre hemos aprendido que solo Dios puede decidir nuestro destino. Para otros la voluntad personal es incuestionable. Para quienes hemos tenido algun pariente gravemente enfermo siempre se espera un milagro que revierta la situacion, pero la mas de las veces esto no ocurre. Que dificil opinar cuando no se esta en la situacion, en nuestro Chile tenemos un dicho....otra cosa es con guitarra, es facil opinar, pero que dificil debes ser estar proximo a esta situacion.....uummmm, de dejaste pensativo.
Saludos
Luis

Mauro dijo...

Creo que es un tema sumamente complejo, pero en lo personal creo que es una desición que debe ser tomada personalmente, y creo que un buen metodo podría ser algo similar a lo que pasa con el tema de donación de organos, porque tanto el paciente como la familia no estan en condiciones emocionales de tomar la mejor decisión tanto para el paciente como para ellos mismos.

aguirrebello dijo...

¡Chupalla!
No tengo la respuesta general a tu pregunta, pero sí la personal: si me encuentro en coma irreversible, o con muerte cerebral, DESCONÉCTENME, por favor.

Abrazo,

A

Koke dijo...

Difícil pregunta. Personalmente no desconectaría ni dejaría que me desconectaran. La vida es algo que sólo Dios puede quitarte.

Abdallah dijo...

Personalmente, creo que no se encuentra en la esfera de nuestros derechos y/o facultados el morir o asistir la muerte de un tercero. Por lo demás, considero que tolerar la eutanasia, el aborto, la eugenesia y otros medios de interrumpir o acabar con la vida constituyen un signo de prepotencia que puede desmbocar en la pérdida de valores éticos fundamentales y la subsecuente consecuencia de totalitarismo y discriminación. Opto por la vida.

Enzo Antonio dijo...

es difícil la situación. Yo en mi caso enfrentado a una situación terminal y padeciendo terribles dolores rogaría que tuvieran clemencia y terminaran de una vez con mi vida, o bien siempre he dicho que si alguna vez quedara vegetal no desearía seguir viviendo conectado a una máquina. Pero para aquellos que escuchan éstas súplicas o saben de ése deseo oculto en caso de ser un vegetal viviente debe ser tremendo enfrentarse a la posibilidad de darle término a una vida más aún si se trata de alguien al que amas profundamente. Yo confieso que tengo una tremenda contradicción vital pq por una parte soy partidario de que en mi caso se practicara la eutanasia, pero no sé si sería capaz de aceptarla para un ser querido.

LaRomané dijo...

La muerte de Terry Schiavo se debió a una hambruna...ella respiraba por sus medios, se le dejó de alimentar y murió de inhanición, eso no fue eutanasia porque no hubo muerte digna, sino todo lo contrario.
La eutanasia, para mi, se debe revisar caso a caso, porque si no tendemos a caer en los excesos como sucede en lagunos páíses nórdicos donde los abuelos temen ir a los hospitales porque saben que, generalmente, no salen vivos.

xx0x0x0x0
LaRomané

Ben Fardi dijo...

uff...aceptar que lo único cierto en todo orden de cosas es la muerte,lo que derriba en muchos casos ese complejo de falsa inmortalidad que existe en muchos;y hacerlo de tal forma que seamos capaces de internalizar el hecho de que pese a lo que muchos piensen de alguna u otra forma si somos dioses de nuestro propio destino, y artifices de nuestra esencia, creo que lo único que nos falta para no cuestionarlo es creerlo...
saludos

Marcos dijo...

Creo en principio que si, que todo ser humanos tiene derecho a una vida digna y a una muerte digna, el gran tope es el temor a dejar de existir (hablo en temas fisicos, no metafisicos) ese es el verdadero tema a mi modo de ver, conversar acerca de algo tan cotidiano como la muerte. Una vez superada esta conversación entraremos a la dignidad de la muerte....una cosa mas, es absolutamente comprensible el comportamiento sentimental acerca de estos temas "valoricos".

Ipnauj dijo...

Como buen agnóstico, estoy dominado por las dudas. No desacarto la ocurrencia de milagros y tampoco que la muerte física sea un paso hacia otra etapa de nuestra existencia. Creo que se trata de una decisión estrictamente personal.

Un gran saludo.

xiao mei dijo...

creo que es un tema complicado, la eutanasia debe de ser digna, que evite dolor y no que te haga sentir el ultimo mal de todos tus males.
Me gustaria decir que estoy en contra de la pena de muerte, pero mas de una vez me he encontrado reclamando por todo lo que sucede en nuestro entorno. Soy honesta al decir que si alguien llegara a lastimar a uno de los mios no creo poder tener la altura para perdonar (ni siquiera se si es un derecho de uno), y se que exigiria lo peor dependiendo del delito.


saludos

PD: gracias por tu visita en mi blog

javier garcia dijo...

Estoy en contra la de Eutanasia. Ahora bien, como se extiende la vida también es cuestionable.

Por ejemplo yo conozco a una secretaria de mi iglesia (una señora maravillosa por cierto) que lleva ya cuatro tratamientos de quimioterapia (el último implico transfusión de sangre).

Los médicos dicen que requiere de 8 quimioterapias más. Todo esto para que no se extienda el cáncer desde la vesícula.

Ella y su familia sufren bastante pues este tratamiento también es hasta cierto punto dañino (por lo fuerte que es). ¿Sería legítimo que ella optara por dejar de hacerse quimioterapia y así tener quizás menos años de vida pero disfrutarlo más? No tengo respuesta. Estoy reflexionando y sus respuestas me ayudan a pensar más en el tema.

Obviamente creo que no hay que jugar a ser Dios. ¿Hasta que punto la medicina puede tratar de extender la vida más allá de lo éticamente correcto?

Hernán Fco. dijo...

Hola Rodrigo, devolviendo tu visita despues del fragor de la batalla, te contaré que soy muy respetuoso de la vida y no me cabe duda que solo quien la dá la quita, si no crees en Dios, bueno entonces la naturaleza. pero nuestra mano? no, creo que no, jamas.
Un cordial saludo desde mis vacaciones.

Lorena Sáez dijo...

Ya es 30 de enero, penultimo dia del mes y hace tiempo no escribes nada... he estado esperando algun post en tu blog... estas bien?
Saludos!!

Juanjo Parada dijo...

No me gustaria nada que me obligaran a vivir si es que mi desición a sido partir de este mundo. No entiendo las imposiciones a seguir viviendo como tampoco entiendo el posible daño moral que significaria tomar la desición de dejar de existir tal como lo hacemos diaramente.

No se que hay despues de la vida, pero como dice Jodorowsky podemos consolarnos porque lo sabremos instantaneamente despues de morirnos.

Jorge Andrés Gómez A. dijo...

La primera pregunta debería ser: ¿Tenemos derecho a elegir el momento en el cual morir? y esa pregunta incluiría la forma, el lugar y quienes nos gustaría nos acompañen.
El derecho a la vida, implica el derecho a la muerte, quién haga la separación cae en un error grave, pues al acceder a la vida, inmediatamente estoy accediendo a la posbilidad de la muerte.
Y entonces, ya que la muerte sería un derecho inalienable al igual que la vida, al que todos "ACCEDEN" inevitablemente en algún momento, la segunda pregunta
es casi tautológica. Porque si no tenemos derecho a la vida, ¿por qué no tener derecho a la muerte?
En el blog escribí algo más completo sobre esto, basado en un trabajo hecho hace algún tiempo, espero lo leas y sigamos el debate. Saludos.

Jorge Andrés Gómez A. dijo...

En el blog: http://teoriaspoliticasparalatinoamerica.blogspot.com/

Anónimo dijo...

RODRIGO LA VERDAD ES QUE CUANDO TE ENCUENTRAS FRENTE A TENER QUE DECIRDIR ENTRE UNA MUERTE DIGNA O UNA ESPERA INDEFINIDA PARA UN FAMILIAR QUE AGONIZA ES DIFICIL, COMO TU TE RECORDARAS LA DECICION HUBO QUE TOMARLA CON MI PADRE, CREO QUE A PARTIR DE SU VISON DE VIDA LA DECICION NO FUE EQUIVOCADA, LAS PERSONAS TAL COMO LA DEFINIMOS LOS CRISTIANOS TENEMOS EL JUSTO DERECHO A UNA VIDA FELIZ DE ACUERDO A NUESTROS PRINCIPIOS Y RESPETANDO A LOS DEMAS, PERO TAMBIEN A UNA MUERTE DIGNA CON EL MENOR DOLOR POSIBLE

UN ABRAZO FUERTE Y UN BESO
VALERIA DONOSO