miércoles, noviembre 23, 2005

Lo comenté en otros blog

Propaganda política y trato desigual. Limpieza para unos y suciedad para otros.
Pensar en un rayado, en muralla pública o privada, de algún candidato o candidata, a una votación popular, en Las Condes, es casí imposible. Mejor dicho es imposible.
No recuerdo, hasta el momento alguna muralla rayada en la comuna en la que vivo.
Digo lo anterior, ya que la realidad en comunas más populares o de escasos recursos, la propaganda de muralla, además de ser una realidad muy palpable, ocupa diversos propósitos: uno el posicionar un nombre, es decir, instalarlo en la conciencia colectiva, algo así como "provocar que se comente" su nombre ; dos, ayudar a relacionar al candidat@ con alguna otra propaganda o actividad de campaña, es decir es "un ayuda memoria" y tres, marcar fuerza, con el fin de que las personas tomen la decisión o, al menos la consideren, de votar por él o ella. Mucho mejor, para este propósito, es que las letras sean muy grandes y los rayados numerosos. En definitiva, y sin querer ser grave (ya que sería un tanto inconsecuente), mucha suciedad.

3 comentarios:

Lorena Sáez dijo...

Sí, estoy de acuerdo, creo que por ese lado falta creatividad para que cada candidato sea CAPAZ de darse a conocer sin tener que ensuciar los muros o poner en peligro la cabeza de alguna persona, con esas famosas 'palomas' colgantes.
En todo caso, creo que a ellos no les importa, así como tampoco se hacen cargo de que, por ejemplo, un conductor de una camioneta de su comando atropelle y dé muerte a una persona, claro! ellos dicen que sólo lo contrataron para pintar, y se lavan las manos.
En fin, falta mano firme para con estos "políticos" que de política saben bien poco por lo que se deja ver.

Elecciones dijo...

Los rayados son más que nada desesperación e ignorancia de los candidatos. Las personas no votan por un candidato por ver un muro rayado.
Es cierto que un candidato MUY desconocido podría beneficiarse de tener su nombre escrito en alguna parte, pero la mayoría de los muros tienen los nombres de los principales candidatos, y eso no sirve para nada; sólo para ensuciar.

Jose Zuleta dijo...

En las elecciones municipales del año pasado saqué más de 4 mil votos en San Bernardo, donde fui candidato a concejal y quedé fuera por muy pocos votos (menos de 200), pero bueno... No rayé ni una muralla, y me costó harto... Me costó porque fue pelea con la gente de mi partido, y de mi comando... Yo defendí las mismas ideas que planteas tu Rodrigo, sobre la limpieza de nuestra ciudad, y el respeto al entorno... pero sabes?... y escuchando las evaluaciones post-elecciones de mis compañeros y tratando de ver dónde perdimos esos 200 votos que perdimos, me queda la duda si de verdad la gente valora o no el cuidado que significa no ensuciar la suciedad con nuestros nombres... No se, capaz que un "letrerito bonito" me hubiese dado esos votitos guachos.... je,je,je... Un saludo....